Seleccionar página

Sigo una filosofía que tiene como pilares la responsabilidad, el compromiso y la humildad. Responsabilidad con todo aquel que necesite ayuda priorizando al máximo el respeto y el enfoque humano y personalizado. Compromiso de dar todo lo que esté a mi alcance para solucionar los desafíos que se me presenten. Humildad para saber cuáles son mis límites y no engañarme o autocomplacerme.

Para mí, la fisioterapia no solo me ha dado una profesión, sino un estilo de vida, una evolución. El cambio es constante en nuestras vidas y hay que enfocarlo y aceptarlo como lo que es, ya que nada perdura para siempre. Evolucionar hacia una mejora, no solo física sino interna también, es lo que para mí significa realizar un abordaje global al cuerpo humano. 

Sin quererlo, quien se siente fisioterapeuta, se encuentra inmerso en un mar de sentimientos hacia diferentes direcciones tales como de superación, exigencia, autocrítica, frustración, ilusión, motivación entre otros. Esto nos demuestra la implicación que tenemos como terapeutas de la salud a realizar todo lo que esté en nuestras manos para tomar las mejores decisiones y el amor hacia la profesión.

“CUALQUIER TÉCNICA DE TRATAMIENTO, POR MUY BUENA QUE SEA, ES INÚTIL SI NO SE APLICA CUANDO TOCA.”

“A VECES EL SENTIDO COMÚN, ES EL SENTIDO MENOS COMÚN” 

R. Montané

Posiblemente estas sean de las frases más importantes que he escuchado hasta el momento a lo largo de mi formación en el ámbito de la salud. Nos encontramos en un momento en que la fisioterapia está cogiendo mucha fuerza en todos los campos de la sanidad laboral e investigación. Con ello, una oferta y demanda abrumadora a nivel de formación, de la cual a veces es difícil discernir entre la calidad y el puro marketing comercial. Ante esta situación, es más importante que nunca aplicar un razonamiento y punto de vista crítico en cada toma de decisiones que hacemos.

Debemos ayudar a aquellos que quieran ser ayudados, siendo fieles a nuestro método y comprendiendo que no tratamos patologías o enfermedades, sino a personas.